Nuestros retenedores rellenan al 100% el espacio entre las dos partes ensambladas, se incrementa la fuerza de corte entre las piezas, ayuda a una mejor distribución de esfuerzos y cargas en el ensamble, previene la corrosión por fricción y sella evitando el ingreso de humedad u otros líquidos y gases corrosivos.

Con su uso, se elimina la necesidad de tolerancias muy precisas de maquinado para su ensamble y de partes adicionales para asegurar el ensamble, reduciendo con esto el costo de producción y mantenimiento.

Nuestros retenedores pueden ser utilizados en cualquier superficie metálica incluyendo acero al carbón, acero inoxidable, superficies galvanizadas, zincadas, niqueladas o fosfatadas, aluminio, bronce, etc…

Deja un comentario